Razas

Los jerbos pertenecen a la familia de los roedores. El roedor más grande del mundo es el capibara, que puede llegar a pesar 60 kg y tiene el mismo tamaño que un perro grande. Imagina el daño que podría hacer a un trozo de cheddar.

En total, hay aproximadamente 100 especies de jerbos. En la naturaleza viven en madrigueras comunales en áreas de pastizales secos y semi-desérticas, que van desde África hasta Oriente Medio, incluyendo la India y Asia Central.

Varían de tamaño, los hay que son más pequeños que un ratón, como el Gerbillus amoenus del norte de África, hasta roedores más grandes que una rata, como el gran jerbo (Rhombomys opimus), que vive en Asia Central. En los últimos tiempos, estos grandes jerbos han causado problemas a los agricultores en áreas del oeste de China debido a la cantidad de grano que atesoran y al daño que hacen al construir sus madrigueras. Aunque el gran jerbo se ha criado en cautiverio, generalmente no es buena mascota, ya que tiene un comportamiento agresivo y un apetito enorme.

Existen muchas especies de jerbos que son fantásticas como mascotas, incluyendo la Meriones shawi, un jerbo grande nativo de algunas partes del norte de África. Es mucho más grande que el jerbo de Mongolia pero tienen las mismas características: son muy fáciles de manejar, casi nunca muerden y no huelen. Y viven aproximadamente unos cuatro años.

Los jerbos pálidos (Gerbillus perpallidus) pertenecen a otra especie y se les puede encontrar en las tiendas de mascotas. Estos jerbos se adaptan muy bien a la vida en los desiertos cálidos. Sus huesos son ligeros y su piel no es tan densa que la de la jerbo de Mongolia. Para ver mejor en la oscuridad tienen ojos grandes. Tienen la cola larga y recubierta de pelo fino que le ayuda a disipar el calor de su cuerpo. Su dieta consiste en semillas e insectos (igual que el jerbo de Mongolia). Y su esperanza de vida es de cinco años.

Los jerbos de cola gruesa (Pachyuromys duprasi) también son mascotas muy populares. Parecidos a los hámsters, provienen del desierto del norte de África. Su pelaje es de color claro y su cola es, como su nombre indica, regordeta. Usan su cola para almacenar grasa, funcionando de la misma manera que la joroba de un camello. Si no hay mucha comida alrededor, sus cuerpos utilizan la grasa almacenada de la cola y se hace más delgada. Una vez que termina la escasez, la cola vuelve a acumular grasa. Esta especie es muy buena mascota, aunque son más nocturnos que la mayoría de los jerbos y son animales solitarios que a menudo se pelean si viven en grupo.

Imágenes de Clientes

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

Get the Omlet Newsletter!

Close

Sign up for competitions, news, special offers & more. It's free!