Cómo cuidar a tu codorniz

Las codornices son increíblemente fáciles de cuidar. Tu rutina diaria consistirá en dejarlas salir y comprobar la comida y el agua.

Déjalas salir fuera de su casa pero no de su recinto. Son buenas voladoras y no importa lo domesticadas que estén, por eso se deben tener dentro de un recinto. Si las dejas fuera lo más seguro es que no las encuentres o que no las puedas atrapar. Si las dejas salir por error, te recomendamos dejar el recinto abierto por si vuelven a por comida.

Por la noche no es necesario meterlas dentro de la casa, ya que son muy fuertes y resistentes. Si hace frío, ellas mismas se meterán dentro de casa. Tienen cuerpos robustos y gruesos, y no tienen cresta. Se las arreglan bien cuando hay mal tiempo.

Comprueba que la ropa de cama esté limpia. Como son pequeñas, no hay que limpiar muy a menudo. Además pasan la mayor parte del tiempo fuera en vez de dentro de casa ensuciando. Aunque debes asegurarte de cambiar la ropa de cama con regularidad para mantenerlas sanas.

Si tienes un toldo sobre el recinto, comprueba su posición. El objetivo es proteger a la codorniz del viento, la lluvia y del sol. Si has movido el Eglu de posición puede ser necesario recolocarlo.

Customer Images

Comentarios

Irma, 12 February 2019

Quiero información de cómo criar una codorniz

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!