Queremos informarle que Omlet sigue funcionando con normalidad y sus pedidos serán enviados en el tiempo establecido.

Enfermedades

Los jerbos son fuertes por naturaleza  y no suelen caer enfermos. De todos modos si tu jerbo está menos activo de lo habitual o débil, consulta al veterinario/a para saber qué es lo que le ocurre y, si fuera necesario, saber cómo tratarlo.

A continuación, una lista que enumera las principales afecciones de los jerbos.

A Poorly Gerbil

Ataques
Algunos jerbos pueden experimentar ataques. En la mayor parte de los casos son producidos por el estrés de estar en un entorno extraño o por sufrir una manipulación excesiva. Son más comunes en los jóvenes y a medida que pasa el tiempo suelen ir a menos. Cuando tienen lugar, los jerbos empiezan a sufrir espamos, mueven sus orejas hacia atrás, y pueden llegar a babear. Si esto ocurre, pon al jerbo en una zona más tranquila. En cuestión de minutos, se recompondrán y volverán a tener un comportamiento normal. Si tu intención es dedicarte a la crianza, evita reproducir a los jerbos que sufren este problema, ya que puede pasar de generación en generación. Es un problema molesto, pero si sigues lo dicho anteriormente se recuperarán. Hay pocos casos en los que los jerbos hayan muerto debido a un ataque, probablemente existían otros problemas secundarios. La recuperación es posible, hay casos en los que los jerbos se recuperan parcial o totalmente.

Nariz irritada
En muchos casos este problema lo causan las alergias. Los jerbos se irritan fácilmente cuando entran en contacto con los aceites producidos por la virutas de cedro. Algunos son incluso alérgicas a pino. Por esta razón, usted debe utilizar el papel como la ropa de cama. Incluso estafilococo puede ser responsable de la enfermedad. Su veterinario puede tratar fácilmente y recomendar un tratamiento a base de antibióticos. Los jerbos encerradas en jaulas a menudo se manifiestan este problema porque los bares nibble hacer la caída del cabello alrededor de su nariz. La única cosa a hacer es mover el jerbo en otra jaula grande donde pueda cavar a su antojo.

Ojos irritados
Por suerte este problema no es muy común en los jerbos. Sin embargo, cuando el serrín entra en contacto con los ojos de estos animales los irrita, y empiezan a producir una cantidad abundante de moco. En este caso busca la ayuda del veterinario, te receterá una gotas a base de antibióticos.

Afecciones de los oídos
Las causan una excesiva limpieza o la presencia de ácaros. Los ácaros pueden ser erradicados con productos que encontrarás en las tiendas de mascotas, pero las infestaciones más graves necesitan ser tratadas por el veterinario/a. A veces, los jerbos también tienen tumores, en forma de coliflor de color rosa, que crecen rápidamente. Si se tocan, por ejemplo al limpiarse, pueden sangrar. Pero a menos que un tumor esté bloqueando el canal auditivo no necesita ser retirado, ya que generalmente son benignos.

Pérdida de la cola
La cola de un jerbo es muy frágil y el manejo brusco de ésta puede hacer que se desprendan mechones. Con frecuencia, el hueso permanece, se seca y se auto-amputa unos días después, y se cura finalmente por si solo de forma natural. Hay casos en que cae la cola entera. Cuando esto sucede, haz que tu jerbo sea examinado por un veterinario para comprobar que no se haya producido ningún otro tipo de daño. El jerbo se adaptará a la pérdida y apenas notará su lesión.

Enfermedades respiratorias
The gerbil has a dull staring coat and the breathing is very obviously laboured and may be accompanied by clicking sounds. Prompt veterinary treatment is vital in the form of antibiotics. If treated early, there is a good chance that the gerbil will recover.

Diarrea
La diarrea es muy grave y debe ser investigada de inmediato, ya que puede ser un signo de la enfermedad de Tyzzer. Todo jerbo que manifieste síntomas de diarrea debe ser separado de los jerbos que tenga alrededor. Y a continuación, debes visitar al veterinario para que pueda tratar a todos tus jerbos con antibiótico. Las infecciones que causan este problema se propagan muy fácilmente. Todo lo que haya estado en contacto con los jerbos, incluyendo tus manos, debe limpiarse y desinfectarse a fondo. No todos los jerbos que padecen la enfermedad de Tyzzer tienen diarrea, ésta es solo uno de los muchos síntomas, incluyendo la parálisis. Otras causas de diarrea en jerbos son la Listeria y Salmonella. Deben tratase de la misma manera que la enfermedad de Tyzzer. Ambas pueden ser transmitidas a los seres humanos y en algunas circunstancias pueden ser graves, por lo que la diarrea de los jerbos nunca debe ser ignorada.

Ácaros y pulgas
Afortunadamente este problema no es habitual. Si aparecen ácaros y pulgas es debido a una infección a través de la ropa de cama, la comida o incluso por otros animales. Hoy es posible comprar productos sin receta contra ácaros que contienen Ivermectin. Se pueden aplicar directamente sobre el jerbo y es completamente seguro. Ivermectin también proporcionará protección contra nuevas infestaciones durante unos meses, aunque puede que haya que repetir el tratamiento y consultar al veterinario/a si existe una infestación grave.

Problemas del oído interno
Son más comunes en los jerbos de más edad, y se reconocen por la inclinación de la cabeza del jerbo. Principalmente se debe a un quiste en el oído conocido como colesteatoma. Estos quistes son comunes en los jerbos y no pueden tratarse. Sin embargo, la condición crónica del jerbo de pérdida del equilibrio, de dar vueltas y de mantener la cabeza en un ángulo inusual, se trata con antibióticos. Esta condición crónica es causada por una infección secundaria al colesteatoma. El mejor tratamiento es una inyección antiinflamatoria administrada por tu veterinario/a y antibióticos. En la mayoría de los casos se reduce la inclinación de la cabeza pero los giros pueden permanecer un tiempo. Tu jerbo se adaptará a esta situación y podrá disfrutar de la vida tanto como antes. Ten en cuenta que este problema puede volver a aparecer. Si la fase crónica de esta afección no se tratase, el jerbo se volvería incapaz de cuidar de sí mismo y moriría  rápidamente.

Derrames
Al igual que en los seres humanos, éstos son más comunes en los jerbos mayores. Es reconocible por la parálisis o la debilidad de un lado. El mejor tratamiento es hacer que el jerbo se sienta lo más cómodo posible, mantenerlo caliente, y pedir ayuda al veterinario/a cuanto antes. En algunos casos al derrame le sigue otro y el jerbo puede morir. La recuperación es posible y si se coge a tiempo el jerbo puede recuperarse parcialmente o totalmente. Lo importante es darle de comer y de beber hasta que se recupere lo suficiente como para hacerlo por si solo.

Tumores de la glándula odorífera
Si echas un vistazo a la barriga de tu jerbo observarás una gran área de piel con aspecto seco. Este área se conoce como glándula odorífera, y segrega un olor a base de sebo que los jerbos utilizan para marcar su territorio. Los jerbos más dominantes frotarán la barriga por todos los objetos de su casa. A veces esta glándula se inflama y suele ser debido a la existencia de un tumor. Normalmente no es muy agresivo y permanece en la zona de la glándula odorífera. Lo mejor es que el veterinario/a lo extirpe. El procedimiento se realiza bajo anestesia y no está exento de riesgos, pero tiene un alto porcentaje de éxito y el tumor no suele volver si la cirugía se lleva a cabo en cuanto se identifica el problema.

Fallo cardíaco
El jerbo manifiesta dificultades respiratorias y puede presentar hinchazón en la zona abdominal debido a la acumulación de fluido. Lo mejor es pedir ayuda a un veterinario/a para extraer el exceso de fluido y hacer que el jerbo se sienta más cómodo. Desafortunadamente, el pronóstico no suele ser muy bueno en estos casos.

Quistes ováricos
Los sufren solo las hembras de mayor edad. Parecerá que la hembra está embarazada porque tendrá el abdomen hinchado o parecerá que tiene un bulto a un lado. Pueden ser muy grandes, pero generalmente son benignos y pueden ser ignorados. Puede haber problemas si el quiste ejerce presión contra un nervio o un órgano e impide que funcione correctamente. Si tu jerbo está menos activo de lo normal consulta al veterinario/a. Es posible extirpar el ovario afectado, pero se trata de un procedimiento importante. Tu veterinario/a mejor que nadie podrá aconsejarte qué es lo mejor, ya que depende del caso.

Productos Relacionados

Imágenes de Clientes

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!