Crianza

A litter of baby gerbils.

Una camada de jerbos

Antes de decidirse a criar, es importante tener en cuenta lo que va a hacer con las crías. Una pareja de jerbos puede dar vida a unos 50 bebés a los largo de su vida reproductiva. Es muy fácil encontrarse rodeado/a de crías en busca de hogar.

Los jerbos alcanzan la madurez sexual a los cuatro meses de edad. Si emparejas a un macho adulto con una hembra más joven, puede que ella alcance la madurez sexual un poco antes. El apareamiento es un asunto un tanto ruidoso y prolongado, con "tamborileo" de pies, persecuciones, y el macho apareándose en repetidamente con la hembra.

El embarazo dura entre 21–25 días, y después la madre da a luz. Las hembras ocultan bien su embarazo y a menudo no dan pistas sobre ello. Si es cierto que los últimos dos o tres días, su tripa puede parecer algo hinchada. También pueden cambiar su comportamiento, el macho no es bien recibido en el nido poco antes del nacimiento. No necesitan ayuda en el parto, y por lo general el primer signo de la llegada de la camada es el chirrido emitido por las crías.

Un dato importante a considerar es que, al igual que muchos otros roedores, los jerbos se aparean el mismo día del parto. Pero mientras amamantan a sus crías la implantación de los embriones se retrasa, por lo que la segunda camada suele aparecer a los 28 - 43 días después del nacimiento de la primera.

Normalmente las hembras dan a luz a cinco o seis crías, pero pueden tener de tres a nueve. Desafortunadamente en casos raros, cuando la madre tiene solo uno o dos bebés, no es suficiente estímulo para ella para criarlos, y podrían morir en un día o dos. Si tienes otra pareja, es posible que acoja a los bebés con éxito; esto también se puede hacer con otras especies, como ratas y ratones.

Puedes pensar que la madre maltrata a los cachorros. Ella se moverá alrededor de ellos, dividiéndolos en grupos, golpeándolos, mientras excava o remodela el nido. Pero lo cierto es que este es un comportamiento perfectamente normal, y rara vez las crías resultan dañadas.

De vez en cuando la madre reunirá a las crías para alimentarlas. Si el padre también está en casa, ayudará a cuidar a las crías y, de hecho, tiene un papel muy activo en el cuidado de la prole. Él los mantendrá calientes y limpios, y en ocasiones los recogerá y los pondrá de nuevo en el nido cuando empiecen a salir de excursión. Los jerbos nacen siendo totalmente rosas, sin pelo, y con los ojos y oídos sellados. Todo lo que pueden hacer es chirriar, retorcerse y mamar. No pueden regular su propia temperatura y dependen de sus padres para todo, incluyendo el mantenerse calientes. Las crías continúan desarrollándose hasta que finalmente el día 17 o 18 abren los ojos, y ya parecerán pequeños jerbos. A estas alturas habrán desarrollado los dientes y comenzarán a intentar masticar cartón, virutas de madera y trozos de comida. A esta edad todavía siguen siendo completamente dependientes de la leche de la madre.

Para asegurarte de que tus nuevos jerbos completan su desarrollo social y emocional, no deben ser separados de sus padres hasta que tengan al menos seis semanas de edad, momento en el cual son totalmente independientes. Pueden estar con los padres hasta las ocho semanas de edad.

No tienes que preocuparte acerca de los bebés, ya que no se reproducirán a esa edad. En la naturaleza, los más jóvenes abandonan la madriguera para buscar su propio territorio. Por desgracia, esto no lo pueden hacer en cautiverio, por lo que es importante separar a los jóvenes de sus padres antes de que ocurra cualquier conflicto.

Productos Relacionados

Customer Images

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Close

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!