Queremos informarle que Omlet sigue funcionando con normalidad y sus pedidos serán enviados en el tiempo establecido.

Posibles enfermedades

Las gallinas de Omlet han recibido toda la atención médica recomendada y necesaria para garantizar que lleguen a ti en condiciones óptimas. Debido a esto, existe un riesgo muy bajo de que enfermen gravemente. Los pollos y gallinas pueden tener dolencias menores, como resfriados y mocos, pero éstas se tratan fácilmente con una dosis de cuidados y mimos.

La mayoría de los problemas suceden al criar un gran número de aves juntas o por descuidarlas. Si sigues nuestras recomendaciones, rutinas diarias y semanales, las posibilidades de tener problemas serios serán pocas.

Tus pollos y gallinas podrían verse afectados por...

Lombrices: Redondas en forma de cintas. Este es el tipo de lombriz que tus gallinas y pollos pueden experimentar con mayor probabilidad. Síntomas: disminución de la producción de huevos junto con el aumento de apetito. Las aves también pueden tener diarrea como síntoma, aunque la diarrea por sí sola no significa que padezcan de lombrices. Pregunta al veterinario/a, te dará la medicación necesaria a incluir en la alimentación de tu ave.

Piojos: Síntomas: Aparición de blanco alrededor de la base de la pluma, cerca del orificio de expulsión del animal. Y en los casos más graves también se acumula en las plumas. Lo blanco son los huevos de los piojos. Si encuentras huevos alrededor del orificio de expulsión mientras compruebas la salud de tu gallina, quítaselos y frota la zona con vaselina. Si el problema persiste, usa pomada de azufre. Para evitar este problema, espolvorea semanalmente el nido con polvo para piojos. Y no te preocupes, este problema no se extenderá a otros animales, ¡o a ti!

Ácaros rojos: Síntomas: Caída de la producción de huevos. En casos graves, el ave podría parecer un poco pálida debido a la pérdida de sangre chupada por los parásitos. No encontrarás nada inspeccionando a tus aves por el día, ya que solo trepan a las aves para mordisquearlas por la noche. Echa un vistazo mensual para ver si hay ácaros en las grietas o en los extremos de las barras de percha. Hay sprays disponibles para prevenir este problema durante ciertos períodos de tiempo.

Ácaros del Norte: Síntomas: En los casos más graves, cresta, cara y barba costrosas. Suelen reunirse entorno al orificio de expulsión del animal, y son de color gris / negro. Una vez más, encontrarás sprays disponibles para frenar este problema.

Es muy poco probable que tus gallinas contraigan...

Bronquitis infecciosa: Síntomas: Disminución de la producción de huevos y cáscaras de huevo ásperas, finas y arrugadas. Estornudos y secreción del pico.
Es muy poco probable que tus gallinas contraigan esta enfermedad por el aire si fueron vacunadas antes, pero aún así es existen posibilidades. La enfermedad solo debe durar un par de semanas. La producción de huevos mejorará otra vez, pero probablemente nunca será tan buena como antes, y los huevos poco fiables serán más ocasionales.

Aspergilosis: Síntomas: Ave sedienta, jadeante y aletargada.
Evita este problema mantiendo la bandeja de recogida de excrementos limpia. Las aves jóvenes son las más vulnerables, pero las adultas también pueden infectarse. Se contrae por la inhalación de esporas de materia con moho. Desafortunadamente, no hay cura. Lo recomedable en este caso sería sacrificar al pobre animal. Si no te sientes capaz, pide ayuda al veterinario/a.

Patas escamosas: Síntomas: Escamas en la patas. Los ácaros viven en las patas debajo de las escamas que empiezan a levantar causando molestias al ave al caminar. Lo mejor es pedir ayuda al veterinario/a sobre el problema. Pondrá algo en las patas que sofocará eficazmente a los ácaros. Sumergir las patas en aceite viejo usado dará más trabajo pero será muy eficaz también, ya que ahoga a los ácaros.

No es nada bueno que tengan esto...

La enfermedad de Newcastle: Síntomas: Las aves se estiran hacia el cielo en un intento por respirar. Excrementos verdes y sueltos. La buena noticia es que no se han dado casos en el Reino Unido durante los últimos 20 años. La mala, es que un día después de manifestar los síntomas, el animal muere. Ponte en contacto con un veterinario/a si sospechas que esto es la causa de la pérdida de tu ave.

Productos Relacionados

Imágenes de Clientes

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!