Los pájaros y las abejas

La población de la colonia varía según la estación del año. Una colonia típica aumenta su población con el néctar de las flores en primavera. Después, con una gran esfuerzo y trabajo, recoge el néctar en verano (que es cuando es de mayor calidad), y se almacena para el invierno.

Crecimiento de la población
Puedes ver el tamaño de las colonias de abejas en el siguiente diagrama:

bee colony size

A partir de marzo la colonia se dedica a la cría, la reina aumenta rápidamente la puesta de huevos, alcanzando su momento cumbre en torno a junio. En este momento del año la relación entre abejas adultas y crías es de 2 a 1. La cantidad de alimento que requiere la colonia permanece estable y las abejas se almacenan continuamente néctar.

Control de la temperatura
La temperatura del nido es crítica y debe mantenerse entre 32-36ºC. Las abejas consiguen mantenerla ya sea moviendo sus alas para enfriar la colmena o metabolizando la miel para calentarla. El nido también genera calor mientras la larvas y las crisálidas se desarrollan.

Las huevos de las abejas son partenogenéticos, lo que significa que eclosionan incluso sin ser fecundados, siendo esto lo que determina el sexo de la abeja. Los huevos no fecundados serán machos, conocidos como zánganos, y los huevos fecundados serán hembras, que serán las obreras o las reinas, en función de la alimentación que reciban por parte de las obreras. No hay distinción entre los huevos de la reina o los huevos de las obreras, son exactamente lo mismo; la diferencia aparece en cómo se alimentan después de la eclosión.

Tres tipos de celda
El tipo de celda donde se pone el huevo depende de si el huevo está fecundado y de si el huevo está destinado a ser una nueva reina. Los tres tipos de celdas son los siguientes:

  1. Celda de zángano - Grande, hexagonal, y con techo abovedado.
  2. Celda de obrera - Pequeña, hexagonal, y con techo plano.
  3. Celda real - Grande, con forma de dedal y construida en vertical.

La reina mide el tamaño de la celda con sus patas delanteras y añade esperma dentro de su vagina (si se trata de una celda real u obrera), o pone un huevo no fecundado (si se trata de una celda zángano). Cuando el huevo eclosiona en larva, parece a un pequeño gusano y las abejas nodrizas empiezan a alimentarla.

Las larvas son alimentadas con leche de abeja, que es polen masticado y muy nutritivo. La celda se rellena regularmente los tres primeros días y a partir de entonces con menos frecuencia hasta que se forma un opérculo sobre la celda.

La celda real se alimenta con leche de abeja pero con un contenido de azúcar superior al que se les da a las larvas y a las obreras, es la llamada jalea real. Las larvas reina comen todo lo que pueden antes de se forme el opérculo que tapa la celda. Gracias a esta leche la reina crece más fuerte que el resto y con unos ovarios bien desarrollados.

Se piensa que los zánganos son alimentados con una ración similar a la de las obreras.

Las celdas se tapan con una mezcla de polen y cera, que es transpirable.

Productos Relacionados

Imágenes de Clientes

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

Get the Omlet Newsletter!

Close

Sign up for competitions, news, special offers & more. It's free!