Los miembros de la colonia

La Reina - 1 por colonia
La abeja reina es la líder de la colonia. Es la única abeja hembra madura en la colonia y es generalmente la madre de todas las otras abejas. Es reconocible por sus otras compañeras por ser la más grande de la colmena. Sus alas se extienden hasta la mitad de su abdomen, el cual es puntiagudo en la parte trasera. Y su cabeza es pequeña comparada con el resto del cuerpo.

El objetivo principal de la abeja reina es reproducirse. Una buena reina pondrá alrededor de 2.000 huevos por día (¡una gallina tardaría más de 6 años en producir la misma cantidad!). No es una buena madre, no tiene el instinto necesario para cuidar de la prole, confía en que las abejas obreras hembras se encarguen. Ella controla a obreras mediante la producción de feromonas, influyendo en su comportamiento.

Las obreras - 10.000 - 50.000 por colonia
La obrera es la abeja más pequeña, pesa aproximadamente la mitad que la reina y el zángano. Tienen el abdomen puntiagudo y sus alas son cortas. Las abejas obreras hembras trabajan literalmente hasta la muerte. Son las encargadas de suministrar la comida a las larvas, a los zánganos y a la abeja reina, y construyen el panal de cera que forma la estructura integral de la colmena.

Son trabajadoras incansables que limpian, ventilan, defienden y reparan la colmena, ¡auténticas expertas! Mantienen la colmena a una temperatura constante, sobre unos 34ºC. Si la colonia se calienta mucho, empapan sus cuerpos en agua y la llevan a la colmena, después todas juntas baten sus alas para hacer circular el aire, bajando la temperatura. Cuando hace más frío, se agrupan alrededor de los huevos para mantener el calor. Una vez que las obreras llegan al final de su vida caen muertas para dar paso a las nuevas jóvenes obreras.

Los zánganos - 1000 por colonia
Son el macho de la abeja reina. Tienen aproximadamente el mismo tamaño que la reina, pero su cuerpo está mucho más definido. Sus alas cubren completamente su abdomen, su gran cabeza redonda se distingue por sus dos ojos unidos en la parte superior, y no tienen aguijón. Parece que llevan una vida muy fácil, no trabajan en la colmena, no van a buscar comida, no pueden defender la colmena (ya que no tienen aguijón) y son alimentados por las obreras. Su único propósito en la vida es aparearse con la reina, después de lo cual mueren. No sobreviven al invierno y los que permanecen en otoño son acompañados fuera de la colmena por las obreras.

Productos Relacionados

Customer Images

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario