Cosas que molestan a las abejas...

Las colonias pueden sufrir los ataques de algunas plagas. Normalmente sucede en invierno, cuando las abejas están hibernando y no hay guardia en la entrada las 24 horas al día.

La polilla de la cera
Las polillas no atacan a las abejas, simplemente ponen sus huevos en los panales de cría. La colmena está llena de proteínas por los capullos de las larvas de abeja. Si no se tratan las larvas de la polilla, se comerán el panal. Puedes acabar con las larvas de polilla poniendo los marcos afectados en el congelador durante la noche.

Los ratones
Para los ratones, una colmena cálida y protegida es un hogar acogedor para el invierno. En verano la colmena está abarrotada de abejas y esto evita que los ratones entren. Sin embargo, en invierno entrar le resulta más fácil. Si un ratón aparece dentro de la colmena, lo más probable es que las abejas no lo ataquen. Por lo que el mejor tratamiento es la prevención. Reduce la entrada de la colmena en invierno y déjala lo más pequeña posible.

El pájaro carpintero
No supone un problema para las colmenas modernas de plástico, pero las colmenas de madera sí son susceptibles de ser atacadas por este pájaro que se come la miel haciendo un agujero en la colmena.

Las avispas
En verano, las colmenas y su contenido suscitan el interés de las avispas. Te encontrarás con una o dos curioseando cuando realices la inspección semanal. Las avispas son cazadoras oportunistas y si descubren una colonia débil, especialmente una sin reina, atacarán a las abejas para quedarse con la miel y las larvas.

La colonia fuerte defenderá su colmena matando a las avispas que intenten acceder a través de la entrada. Sin embargo, como las avispas vuelan hasta más tarde y de noche que las abejas, la colmena está en riesgo cuando no tiene vigilancia activa. Para evitar esto, aconsejamos arrimar siempre los marcos hacia la entrada, así la colonia quedará por encima de la entrada y estará lista para defenderse.

También puedes colocar una trampa para avispas, una simple botella de plástico llena de algo azucarado con la parte superior invertida. Para evitar que las abejas caigan en la trampa, añade vinagre (las disuadirá, pero no las avispas). Una gota de detergente líquido romperá la tensión superficial permitiendo que las avispas se mojen fácilmente y evitando que escapen.

Productos Relacionados

Customer Images

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!