Hay tiempo de espera debido a la gran demanda. Entra en nuestra página de Entrega para más información.

Cosas que no se ven en el supermercado

Un exterior extraño...

Normalmente una gallina pone huevos siempre con la misma forma, variando solamente en tamaño cuando el ave se hace mayor. La forma está determinada por un cierto número de factores, que van desde la cantidad de albúmina producida hasta los músculos internos de la gallina.

A veces, entran en juego fuerzas desconocidas y una gallina pone huevos  tan extraños, que incluso en Omlet no podríamos decir de dónde vienen. A diferencia del resto, no tenemos miedo a enseñarte estos huevos. Aunque son diferentes, están igual de buenos. Recuerda, al igual que Mozart, los huevos se mueven en una delgada línea entre la genialidad y la locura.

Si observas y estudias cuidadosamente a tus gallinas, la forma de los huevos que ponen, podrás llegar a reconocer a cual pertenece cada huevo que recojas.

Un interior extraño...

Manchas de sangre: Una pequeña cantidad de sangre en el huevo podría parecer un motivo por el que preocuparse. Sin embargo, aunque impresione un poco, ¡se puede comer! Las manchas de sangre están causadas por la rotura de un vaso sanguíneo en el ovario, posiblemente debido a un susto que sufrió el ave.

Claras acuosas: Puede que hayas notado alguna vez al freír huevos que la clara es más acuosa de lo esperado. Esto ocurre con mayor frecuencia a medida que el ave envejece, pero también ser debido al calor, así que cuando hace calor asegúrate de recoger los huevos con regularidad para obtener claras firmes.

Productos Relacionados

Imágenes de Clientes

Comentarios Leave a comment

There are no comments just yet