El perfecto huevo a la copa

Un huevo a la copa hervido perfectamente es uno de los placeres de la vida, un momento para mimarse a uno mismo/a.

Siempre y cuando alguien no lo haya hecho antes que tú, recoge un huevo de tu Eglu, pon un poco de agua a calentar y corta un poco de pan. Pon el huevo con cuidado en el agua a fuego lento y el pan en la tostadora. Tendrás más éxito si el huevo está todavía caliente del nido o a temperatura ambiente, y el agua no burbujea como en un jacuzzi.

Cuando el pan esté listo, pon mantequilla y corta en trozos (puedes usar un cortador como los que te ofrecemos en Omlet). Tu huevo debería estar listo justo ahora, sácalo suavemente fuera del agua y ponlo en una huevera cerámica.

Un par de detalles harán de este manjar algo realmente exquisito: usa siempre una cuchara de cuerno, ya que el metal absorbe el calor del huevo demasiado rápido y echa a perder su sabor, y usa sal de buena calidad (como la Maldon). También puedes ponerte una servilleta de lino alrededor del cuello.

Productos Relacionados

Customer Images

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!