¡Al estilo de Pavarotti!

Esta no es la manera más fácil de cocinar un huevo. Además de la suerte del principiante se requiere mucha práctica para convertirse en un experto/a. Pero el blanco ártico de los huevos escalfados y la yema tipo lava profunda ponen de manifiesto la belleza de los huevos de las gallinas de casa. Si añades espinacas conseguirás la combinación perfecta.

Pon agua en un recipiente poco profundo para hervir las espinacas y llena otro con a la profundidad suficiente para cubrir el huevo. Añade a este último una cucharada de vinagre (mantendrá la clara blanca y hará que no se separe de la yema). Deja hervir y reduce el calor. Crear un remolino en el agua agitando una cuchara. Rompe el huevo en el centro del remolino y se convertirá inmediatamente en una bolsa.  

Coloca el pan en el tostador y las espinacas en el recipiente con agua hirviendo.

Cuando la tostada salte, frótala directamente con un diente de ajo y rocíala generosamente con aceite de oliva. El calor del pan liberará los aromas, así que pon las espinacas rápidamente en la parte superior. Retira el huevo escalfado fuera del agua con una espumadera esperando unos momentos a que el agua se escurra. Ahora ya tienes el huevo está listo para colocarlo sobre las espinacas y coronarlo con parmesano rayado.

Así es como a Pavarotti le gustaba comer el huevo escalfado, y todos sabemos lo mucho que apreciaba la buena comida.

Productos Relacionados

Customer Images

Comentarios

There are no comments just yet

Dejar un Comentario

¡Consigue el Newsletter de Omlet!

Cerrar

Inscríbete para conocer las últimas noticias, ofertas especiales, concursos y mucho más. ¡Totalmente gratis!